UniqMag

4 artistas peruanos para celebrar el Día de la Canción Criolla con los niños

El Día de la Canción Criolla se celebra el 31 de octubre de cada año y fue establecido el 18 de Octubre de 1944 por el Presidente Manuel Prado Ugarteche, para conmemorar a todos los exponentes de la música criolla. En nuestro medio hay varios artistas que  pensaron en cultivar los ritmos de nuestra canción criolla y orientarlo especialmente  a los niños. Aquí les dejamos nuestra lista de favoritos para que los disfruten con sus hijos este 31 de octubre o cualquier otro día.

Miss Rosi hace ya algunos años editó un CD de nombre “Miss Rosi le canta al Perú”. Es una compilacion de diversos valses, marineras y polkas cantadas con la especial voz de esta destacada cantautora y profesora de música. Lo pueden escuchar online aquí:   http://sonora.terra.com.pe/Cd/210719/miss_rosi_le_canta_al_peru

Juan Luis Dammert crea historias de personajes divertidos en ritmo de vals, festejo y música de la selva, es así como nos cuenta que “El Burro sabio cuenta con la pata y mueve la cabeza diciendo si o no” o la historia del travieso Mono Machin en ritmos selváticos. Algunas de sus canciones del disco “Como te vaca” pueden ser escuchadas aquí: http://juanluisdammert.com/como_te_vaca

Los Hermanos Paz  no solo entregan cuentos, obras de teatro sino tambien música de distintos géneros divertida y alegre: Tienen en su haber muchos títulos con géneros como festejo. Algunos pueden ser escuchados aquí:  http://loshermanospaz.com/mp3.php

Y si tal vez lo que buscan es algo para los más chiquititos AGU Perú  fue un disco editado por Antonio Gugliermino H. & Henriken, en el año 2007. El amor por sus propios hijos inspiró este proyecto. En My Space pueden escuchar dos canciones: http://www.myspace.com/aguperu

Esperamos que muchos más artistas sumen esta lista y que ustedes disfruten no solo de la música criolla sino de toda  la buena música que hay en la costa, sierra y selva de nuestro Perú!

Conoce al Pez que vive en la Luna

El Pez en la Luna  es un  pequeño paraíso ubicado en el Sol de La Molina.  Georgina Santibañez y Enrique Sierra, ambos artístas y payasos de hospital, junto a la narradora Magie Zignago decidieron crear este espacio para que los niños puedan explorar  libremente, echar a volar la imaginación, tener experiencias divertidas y felices que les puedan servir para sus vidas. “Queríamos trabajar con la comunidad, los tres teníamos experiencias en trabajo con niños, así que empezamos por ahí y nos deslumbramos” nos cuenta con entusiasmo Georgina.  Allí, alrededor de un jardín donde una flor de loto se abre cada mañana, en la pequeña lagunita donde pasan  los pajaritos a tomar agua y viven unos sapitos;  ellos retoman el juego, el arte, la imaginación y la maravillosa creatividad de los pequeños.

Luego de participar en una intervención como claun de hospital en la zona de desastre en Pisco y en  Belén, Georgina se interesó en el proceso de acompañar a las personas en circunstancias extremas, y cómo el arte podía ser útil para superar más facilmente dichos procesos.  Hizo un diplomado  y sintió  que había sido útil pero que no era suficiente, así que se embarcó en una maestría en Terapias de Artes Expresivas que duró tres años.

Esta última experiencia fue fundamental para dar pie al nacimiento de El Pez en la Luna “Porque entendí que el arte debe transformarte. A veces te quedas dando vueltas en la fantasía,  la fantasía se queda en la mente y no tiene salida. Pero la imaginación tiene posibilidad de creación. Si eso que estas imaginando se puede realizar, hazlo, constrúyelo, eso es más valioso y saludable” nos comenta Georgina. “Lo primero que aprendí fue la importancia del espacio seguro. Todo surge en un espacio adecuado, de confianza, donde haya una buena atmosfera, alegre, de paz,  donde todos se sientan bien. Y eso es lo que quisimos hacer en El Pez en la Luna; es como en la naturaleza, para que la semilla germine debe tener la tierra adecuada. Y este es un espacio para que todo pueda suceder naturalmente, no porque las impongas. Hemos cuidado todo, hasta  el salón principal está elaborado de manera que es parte del paisaje que lo rodea”. Y con esa apertura y alegría reciben a los niños y sus padres.

“El  niño es un observador nato, el niño aprende del mundo a través de sus sentidos y su interpretación directa y no tiene filtro ni censura. El niño es el único que sabe qué quiere, pero el adulto siempre le está diciendo qué debe hacer o qué debe escoger. El absurdo del adulto es la lógica del niño, sencilla y simple. Lo que hacemos aquí, es que todo lo que los niños van imaginando sea posible”.  Por eso Georgina nos indica que todos sus talleres se basan en el juego libre yespontáneo donde el niño puede desarrollar esa curiosidad e imaginación. “Inclusive, de algún modo, también es natural aceptar que el niño  pueda ser agresivo. No censuramos esa otra energía porque consideramos que todas deben moverse. Lo que hacemos es darles recursos para que se autoregule, negociando de manera de que pueda encontrar sus propias soluciones y en compañia de todo el grupo hacemos que eso funcione”.  Y es que en cada taller también es muy importante el concepto de comunidad. Sin duda alguna Magie, Giorgina y Enrique han creado un espacio feliz dentro en esta zona de La Molina donde inclusive los propios talleristas reciben una preparación para también estar  conectados con su niño interior y poder llevar bien esta experiencia.

Actualmente en El Pez en la Luna se dictan talleres de arte, escultura, pintura, teatro, tienen un huerto al que le llaman “El jardín de los sentidos” dónde también exploran con la naturaleza,  talleres de estimulación para los más pequeñitos y organizan días familiares donde padres e hijos participan y cuyo  eje principal es el arte y el juego espontáneo.

Más información:
El Pez en la Luna
Calle San Sebastián 113, Sol de la Molina
Informes e inscripciones: 368-4132 / 9947-82064
Facebook: encuéntralos como El Pez en la Luna

 

Roberto Boyle, 25 años dedicado al teatro

Conversamos con Robeto Boyle, director de múltiples obras teatrales que en los últimos años se presentan en La Alianza Francesa,  encantando a chicos y grandes cada año.

¿Cuántos tiempo ya en los escenarios?
Ya 25 años, de hecho esta última obra “Se busca un cuento” es la recopilación de 17 montajes, con  algunos personajes que a la gente le ha gustado más, lo más recordados. Y con planes de hacer musicales.
¿Piensan en un público más amplio?
Si un público más amplio, más familiar, para que puedan ir un fin de semana a las 6 o 7 de la noche al teatro, igual los días de semana jueves, viernes y presentar una escenografía mucho más trabajada. El problema que tiene el teatro para niños es que siempre se tiene que adaptar la parte técnica, luces escenografia a las obras de adultos, porque la prioridad de la sala y el horario, siempre la tienen las obras para adultos,  entonces nuestras escenografías son movibles, finalmente hemos tratado de resolverlo así.
Tenemos muy pocas salas…
Si y además creo que los teatros no le dan la importancia que tiene el teatro para niños, y eso se debe a que durante muchos años la gente ha aprovechado al público infantil y ha presentado cosas de bajo nivel, no cuidando del vestuario, no teniendo una buena dirección, sin un buen diseño de luces, ni con una producción adecuada respetando al público y finalmente no solo es el público de niños, es el público familiar, porque el niño no va solo al teatro.
Hemos visto que en tus obras  hay música hecha especialmente, utilizas teatro negro, coreografías, canciones, disfraces, es decir combinas diferentes técnicas.
Finalmente el trabajo es como si fuera para una obra para adultos, ahora hay algunos teatros que han decidido no hacer teatro infantil o familiar hay otros que tiene su propio elenco y tampoco dan posibilidad a que entre gente externa, entonces quedan muy pocas salas con la infraestructura y la facilidad técnica que se necesita para hacer un buen montaje. En mi caso, por el tiempo de se tiene disponible la salas, los espacios y facilidades técnicas solo puedo hacer una al año.
¿Cómo fueron tus inicios?
Fue muy loco porque en realidad empecé a los trece años teniendo un programa de televisión, sábado chico, sábado grande. Eramos cinco chiquillos que animábamos un programa de televisión para niños y adolescentes durante dos años y medio. Empecé en la tele, pasé luego a hacer “La ofensiva cultural” que es el programa que todos los canales a las cuatro de la tarde, porque el gobierno había ordenado, y yo me alejaba del canal cuatro. Luego pasé a hacer cine, un par de películas para Francia y ahí conozco un poco de gente de teatro, a Ana María Jordán, que me llama y me invita a hacer mi primera obra de teatro para niños y ahí comencé a actuar.
¡Lo llevabas en las venas!
Hice algunos comerciales y a los 19 años ya estaba en el Champagnat enseñando teatro, al comienzo primaria, pero como vieron que era un poco loco para los niños me pasaron a secundaria, era más difícil pero me dio mucha experiencia, los curas me mandaron a hacer cursos de docencia dentro de la Universidad Champagnat dos años y medio, a la par estaba haciendo la carrera de jóvenes empresarios en la Universidad Pacífico, actuación con Roberto Ángeles, fotografía profesional en la Kodak con especialización en blanco y negro y luego la carrera de gestión cultural en la Católica y hace unos años hice un master en marketing y retail en ESAN, así que más o menos con eso complementé todo. A los 22 años estuve dirigiendo teatro, pero hubo un momento que me saturé, y  dije he hecho tanto desde muy chico que necesitaba darme un stop, eso fue entre los 28 y 30 años.
¿Qué hiciste?
Me fui a correr tabla durante dos años a un pueblo escondido, de ahí finalmente regresé porque esto es lo único que sé hacer. Comencé a dirigir, no he parado hasta ahora que voy a cumplir  39 y tengo muchos proyectos para espectáculos más grandes, proyectos para televisión, ya con el tiempo me llaman a supervisar cosas de niños a través de la productora, o me llaman para dirigir espectáculos privados o eventos, eso es un poco lo que ahora me da de comer mientras que el teatro para niños que me da tranquilidad espiritual.
¿Te gusta mucho el teatro para chicos?
Yo no dirigiría teatro para adultos, solo una obra que la escribió César de María, porque es una obra que vi cuando tenía  dieciséis años y me encantó, porque es muy lúdica. Yo dirijo teatro para niños porque es lúdico, porque me da la posibilidad de crear imaginar, jugar, explorar.
¿El teatro para adultos tiene más dificultades?
Es muy lineal, tienes que respetar mucho los textos de los directores de teatro para adultos, la propuesta que ellos plantean como dramaturgos.
He visto que en algunas ocasiones tus  actores  improvisan….
Más que improvisar, tienen un respiro a ciertos lineamientos, porque finalmente ellos partcipan en el tiempo de creación. Entonces no puedo cerrarme a que durante la temporada sigan descubriendo cosas, evidentemente yo estoy en todas las funciones y trato de mantener la línea, porque hay un delgado trazo entre lo fino y lo huachafo, entre lo bien puesto y lo burdo en los montajes que tú has visto, no hay ni tonto, ni bruto, no hay una malas palabras, no se ofende al niño, ni al público ni al actor. Trabajamos tanto sobre el tema de darles algo bueno a los niños que nos hemos atrevido a hacer “Romeo y Julieta”. Todo el mundo me decía estás loco,  finalmente la propuesta que hicimos de llevarla a la farsa y al juego y salió muy bien. También hicimos “Los tres mosqueteros”, hay muchos clásicos de ese tipo que me gustan.
¿Tú piensas que los niños pueden ver de todo? ¿Qué opinas al respecto?
Lo que pasa es que ahora el niño tiene tal apertura a la tecnología, a la televisión y ahí los dibujos animados; las series que ven son tan violentas, que Romeo y Julieta se queda a la mitad del camino, creo que yo de chico era mucho más ingenuo y tonto, que los niños de seis o siete años de ahora, ellos tienen la tecnología a la mano, mucho más conocimiento del que nosotros podíamos tener; a diferencia creo que nosotros teníamos más calle, socializábamos más, ellos están más pendiente de la computadora; nosotros jugábamos a las escondidas, a las chapadas, a dar vueltas a la manzana con la bicicleta, a la guerra de barrio contra barrio, ese tipo de cosas. Hoy los chicos no salen a la calle, su manera directa de interrelacionarse es mediante una computadora, en el colegio o con los juegos electrónicos. Por eso nosotros en las obras para niños siempre rompemos esta cuarta pared que le llaman la pared del escenario y salimos al público, así tienen al actor muy cerca, pueden tocarlo y al final conocen al actor. Sienten al personaje, no es como en el cine que termina la película, pasan los créditos y se acabó. Hasta el personaje que es malo sale y te tomas una foto con él, entras en una pequeña sociedad, eso es lo que más disfruto.
En tu opinión: ¿Ha cambiado el teatro en los últimos años?
Ha cambiado, hay mucho más consumo, ahora está de moda salir de noche, salir al teatro, a comer y luego a bailar.
Eso en los adultos, ¿Y en los chicos?
En los chicos ha cambiado también porque hay nueva gente que está apostando en el teatro para niños y creo que hay un grupo en cual me incluyo que ya estamos viejos, “no por edad, sino por experiencia” Para nosotros el siguiente paso es hacer musicales, no para adultos pero sí para niños, entonces yo creo que ya tengo un nombre puesto haciendo teatro para niños, esto me da el respaldo que si hago un montaje o recital más grande, el público tenga ese respaldo de que lo que se va a presentar tenga un sello de calidad. Es importante hacer una buena producción para que quienes trabajen contigo también ganen, finalmente ellos son los que han ensayado, han trabajado, ponen la cara.
Una vez  leí un artículo, que en Canadá el actor está  subvencionado y se dedica a eso; se levanta y va a chequearse  al teatro para trabajar, no es como aquí y en toda Latinoamérica que el actor se desarrolla en lo que le queda del tiempo luego de trabajar.
A mí me encantaría todos los días estar frente a un grupo de actores dirigiendo, yo sería el hombre más feliz del mundo, pero no puedo dedicarme solo a dirigir, aunque sí creo que voy asentando el camino para quienes vengan luego, a ellos no se les va a hacer tan difícil. Nosotros hemos vivido épocas complicadas, yo he hecho teatro para niños en la época de terrorismo y he recorrido el Perú en aquel tiempo. Con Ana María Jordán hemos hecho teatro hasta en Satipo, rodeados de militares y cosas por el estilo. Hemos vivido otras épocas y ahora estamos en temporada de paz, tranquilidad, de auge y además nuevamente la empresa privada cree, confía, apuesta y te financia.El teatro para niños es la semilla para que luego los adultos también consuman teatro. Hay muchos adultos que jamás han ido al teatro, y su primer acercamiento es cuando llevan a sus hijos. Es muy poco lo que encontramos de teatro infantil en Lima.

Roberto ha dirigido más de 17 montajes teatrales para niños, no tiene hijos pero sus montajes lo parecen ya que les toma mucho cariño. Su última obra “Se busca un cuento” puede ser vista actualmente en la Alianza Francesa de Miraflores todos los sábados y domingos a las 4pm. hasta el 22 de julio.

Palosanto teatro para niños de edad y corazón

Palosanto es un grupo teatral dirigido por el dramaturgo Ismael Contreras quien en 1971 fundara el grupo Abeja también especializado en teatro infantil. Palosanto viene trabajando ya dos años ininterrumpidos en el auditorio del Cafae-Se alegrando a cientos de familias y niños que cada fin de semana pasan por ahí. Lima para Pequeños conversó con ellos en una amena entrevista que aquí se las compartimos.
¿Cómo fueron los inicios de Palosanto?
Cecilia Zapata (C): vamos a cumplir tres años,  trabajamos desde el principio con alumnos de Ismael de la Escuela de Arte Dramático (ENSAB) y algunos ex alumnos, la idea era aprovechar toda la experiencia que se había obtenido con el grupo Abeja (fundada en 1971). Nos preguntamos ¿Por qué no hacerlas? ¿Por qué no trabajar con los chicos? Considerando que muchas obras fueron premiadas y que además nos encanta trabajar con niños. Entonces formamos PaloSanto. Empezamos en la misma Escuela de Arte Dramático y estuvimos una temporada, donde se hacían dos o tres funciones al día,  pero te dan poco tiempo y estábamos buscando con quien trabajar, y un teatro estable. Ismael coordinó con el director del centro cultural Cafae-Se y ha pasado ya más de dos años, cada tres meses cambiamos de obra, tenemos ya cinco obras,  todos los sábados y domingos.
¿En qué basan sus obras?
Ismael Contreras (I): Nuestras obras son para la familia, porque de lo que se trata no es únicamente que el niño sea el punto central del contenido de la obra, sino también el adulto, porque el niño nunca va solo al teatro, va con el hermano mayor, la profesora, la mamá, el papá. Entonces lo que buscamos es que se divierta toda la familia, que es más difícil de lograr. Hay situaciones graciosas para adultos, que los adultos entienden más que los niños y otros chistes que los niños entienden más que los adultos. Es decir diversos planos de lectura. Utilizamos diversas técnicas para ir captando la atención, nuestras secuencias nunca demoran más de minuto y medio o dos minutos, que es el tiempo de concentración del niño. Vamos cambiando y eso hace que el espectáculo sea muy dinámico.

Algunas de sus obras tienen un enfoque ambientalista…
C: Todas las obras hablan de la defensa del medio ambiente desde algún punto de vista. Por ejemplo en Achikee, es la tierra seca por la contaminación.
I: creemos que necesariamente hay  que hablar de este punto con los chicos, porque no puede haber una humanidad sana en un planeta enfermo, y el planeta lo hemos enfermado nosotros, eso tenemos que conversarlo y reiterarlo. Y aunque nos digan que es un tema que lo tratan todos, entonces lo que creo es que ¡Sí! todos lo debemos tratar.
C: Cuando empezamos en el teatro y a hablar del medio ambiente, sentimos que había una réplica. Y me parece excelente que se tome el tema realmente porque  todos asumamos con responsabilidad.
¡Cuénteme un poquito de su experiencia! En el grupo abeja, ¿Cuándo empezó?
I: Yo empecé en el año 71, un catorce de marzo, al terminar la Escuela Superior de Arte Dramático, ya estaba inaugurando mi grupo de teatro. Mi tesis fue “Necesidad Sociológica de un teatro para niños con elementos folclóricos” y mi asesor de tesis fue nada menos que Don José María Arguedas,  él estuvo trabajando conmigo tres meses. En mis obras siempre están presentes los elementos folclóricos. Luego tuve la oportunidad de hacer cursos en Alemania, Checoslovaquia, España, Francia, básicamente centrados en el teatro para chicos.

¿Cómo ve el teatro actualmente?
I: Ha cambiado mucho, ahora es teatro de producciones, proyectos, pero el teatro de grupo como tal no existe.
C: Somos uno de los pocos que constantemente preparamos temporadas, acumulando repertorio.
I: Una obra de teatro es una inversión no solamente económica,  de talento, de gente que se reúne, canciones, la utilería, no se puede perder en tres meses. Estamos dedicados, vivimos de esto, es nuestro trabajo. Antes había muchos grupos de teatro para niños, en un momento éramos como 78 grupos en Lima, allá por los años ochenta y tantos. Ahora grupos teatrales son pocos.

Qué momentos memorables tienen en esta nueva experiencia como Palosanto
I: Una de las mejores cosas que estamos consiguiendo es ser reconocidos como un grupo profesional, eso es invaluable. Que la gente sienta que va a venir a nuestros espectáculos y que se va a divertir, que va a gozar viendo lo que tenemos.
C: no te imaginas lo lindo que es ver la participación de los chicos, lo que dicen, a veces… por ejemplo una niñita que siempre viene me dice -¡como me gustan tus obras de teatro!- y me abraza, o cuando le pregunte a un niñito que estaba saliendo:¡No solo me gustó, me encantó! Eso es muy lindo.
I: En la historia el círculo de tiza, donde la niña rica bota el muñeco y la niñita emolientera lo recoge, un niño del público le gritó: ¡Oye has algo bueno por alguna vez en tu vida! Uno ve que los niños están viviendo la obra y sienten cuando algo los identifica, en otras obras los niños corean, siempre participan.

Cree que hay alguna diferencia entre el teatro para niños y de grandes
I: nosotros sentimos que una de las funciones principales que tenemos aparte de que los chicos tengan un espectáculo para divertirse, es formar público para ese teatro de adultos. Somos simplemente la primera parte, primera etapa, pero estamos formando un público y le aplicamos todas las técnicas teatrales que podemos, para que el chico se acostumbre a leer el lenguaje teatral y sentirlo, y cuando sea mayor pueda ir al teatro, criticar y distinguirlo.
C: Además quienes hacen teatro para niños, tienen que cuidar un poquito más la participación del público, en teatro para adultos uno no se fija en eso, pero el niño si tiene que participar de diferentes maneras, moviéndose, intelectualmente, para que no solo vea pasar las cosas.

¿Cuáles son sus siguientes proyectos, que más les gustaría hacer?
I: Para el 2012 tenemos planificado dos estrenos, porque es costoso hacer una obra de teatro y a veces no se recupera lo invertido en una temporada, ni pensarlo. Pero seguimos.

 Además:
Palosanto se presenta todos los fines de semana en el centro cultural CAFAE-SE. También hacen funciones especiales para colegios y nidos. Los pueden ubicar a través de su página de facebook.


Entrevista a Walter Tournier director de Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe

Por Liz Murga

Tuve la oportunidad hace ya siete años, de ver una copia de “En la Selva hay mucho por hacer” el primer cortometraje en animación cuadro por cuadro realizado por el Sr. Walter Tournier (Uruguay, 1944), me quede impresionada con el empeño y la laboriosidad puestas en papel recortado que con magia y maestría se convertía en un maravilloso cuento en tiempos en los que no se contaba con la ayuda de las computadoras. En el marco del estreno de su primer largometraje animado también en stop motion “Selkirk, la historia del verdadero Robinson Crusoe”, conversamos con este mago de la animación en latinoamérica.

Sr. Tournier sabemos que estuvo de paso por Lima cuéntenos ¿Cómo fue esta experiencia?

Sí, viví en Perú un tiempo. En el año 73 hubo un golpe de estado en Uruguay, fue el año en que empecé a hacer “En la selva hay mucho por hacer” que fue terminada en el año 74, pero por razones políticas me tuve que ir del país, estuve un año en Argentina y después me fui a Lima porque tenía unos amigos ahí. Me quede 10 años. No hice cine desde el inicio más bien trabajaba de artesano, luego de cinco años, gracias a una ley que protegía el cine peruano y había obligatoriedad de exhibición de cortos; es que me metí nuevamente a hacer cortos en animación para niños. Hice “El cóndor y el zorro”, “Nuestro pequeño paraíso”, y también daba servicios para otras empresas.

¿Cómo fueron sus inicios en la animación?

En el caso de “La selva hay mucho por hacer” utilizamos papel recortado. Era la técnica que encontramos en ese momento para poder hacer animación, de otro modo había que dibujar, luego pasarlo al acetato y era bastante difícil, porque no se conseguía los materiales en el Uruguay y se necesitaba determinado tipo de máquinas y materiales que no teníamos. Se nos ocurrió hacerla con papel recortado. Era un trabajo bárbaro, primero porque había que hacer los muñecos, luego animarlos, movíamos las cabecitas y los ojitos con agujas de coser porque eran todos muy chiquitos.. Todo era muy artesanal hecho en base a las manos, en el recorte, en la forma de darle movimiento, incluso el dibujo de fondo era hecho en pastel. Luego ya en Peru realicé “El cóndor y el zorro” use la misma técnica de papel recortado pero esta vez le puse alambre para poder controlarlos. En el caso de “La selva” los papeles estaban sueltos y era muy difícil controlar el movimientoo, en “El cóndor” use multiplanos, es decir distinto planos para trabajar por ejemplo en un primer plano había una roca luego las montañas, etc. Logre profundidad con multiplanos. Otro corto importante que hice en Lima fue “En nuestro pequeño paraíso” en el que use plastilina, pintura, muñecos, volumen, también eran materiales de artesanía. La artesanía digamos juega mucho en esto,  porque yo soy artesano del inicio y me siento artesano desde el alma, siempre trabaje mucho con las manualidades busque escenografías donde se movieran los muñecos etc.

Sin embargo ud. estudio arquitectura y arqueólogia…

Estudie arquitectura pero lo deje, luego arqueología en San Marcos pero solo llegué al tercer ciclo y me dedique al cine ya de lleno. Entre la arquitectura, la arqueología y la animación me quedé con la animación; no es que no me guste las otras pero tal vez las desarrolle en las próximas vidas que tenga (risas).

Conocemos parte de su filmografía y nos parece que le gusta especialmente realizar animaciones para niños

Bueno no todas la películas que hecho son para niños, he hecho algunas piezas para adultos, inclusive en animación, pero la mayoría son para el público infantil y lo hago con mucho respeto. No es nada menor, ni nada fácil al contrario es muy complicado, a mi me ha costado. Hemos tenido que estudiar mucho, consultar con psicólogos y maestros para ver las reacciones de los niños; y lo hago porque me interesa, porque veo a los niños como seres humanos en formación y trato de transmitirle cosas que les sirva en esa formación, no solo como un divertimento o que se les tome  como elementos de consumo, que es lo que pasa ultimamente. Todo lo que hago tiene algo de valores humanos, todo, incluso he hecho series para niños chiquititos, muy cortitas, de un minuto aproximadamente; y también tiene un mensaje de valor. No me interesa hacer divertimento por divertimento y Selkirk también  tiene muchos mensajes sobre la superación del individuo y la relación con la naturaleza. Por suerte he podido trabajar muchos años en la animación haciendo ese tipo de cosas y haciendo poco comerciales o casi ninguno. Y la verdad me interesa poco lo comercial.

¿Es muy complicado hacer animación en latinoamerica?

Si  es muy complicado, pude vivir en dos países Perú y Uruguay y conozco a la mayoría de animadores latinoamericanos y es muy complejo, no es que sea imposible, es que no están dadas las condiciones para que se pueda desarrollar una animación. Si hubiera más incentivos, más fomento, más protección, sobre todo a nivel estatal en los distintos países, se podría desarrollar muchísimo mas, transmitir mas cosas y tener una producción mucho mayor. Por suerte hay algunos países como Chile y Argentina que empiezan a tener más en cuenta todo esto por ejemplo en Argentina el canal Paka Paka (promovido por el Ministerio de Educación Argentino) un canal dirigido a los niños y muchos animadores están trabajando para el canal. Lo que hay que hacer es un mayor fomento y mayores fondos de parte del estado y los resultados serían fenomenales.

Cómo fue la experiencia de Selkirk su primer largometraje

Hacer Selkirk nos tomó un tiempo bárbaro, nos llevo 8 años buscar la financiación, el esquema económico y los co-productores. Después nos llevo dos años en rodar la película, la terminamos recien, en diciembre del 2011. La película como todas las demás esta llena de valores sobre el sentido de la vida seria bueno que la vean y comparen los valores que tiene esta película frente a otras películas de animación con mayor presupuesto.

Si desean ver el corto en “La selva hay mucho por hacer” pueden hacer click acá. Y si desean saber algo más del Sr. Tournier no dejen de visitar su página: http://www.tournieranimation.com

Tambien pueden ver la sinopsis de SELKIRK EL VERDADERO ROBINSON CRUSOE

Y como se hizo la película aquí

 

 Foto de inicio: Clarin.com

¿Qué es la Navidad? Reflexión a cargo del padre Pablo Larrán

Lima para Pequeños visitó al sacerdote Pablo Larrán,  quien nos dejó un mensaje de reflexión  para los padres de familia en esta Navidad.

Creo que hay dos cosas que son muy importantes por rescatar en la Navidad, que aparentemente en muchos casos las hemos perdido; una de ellas es que hemos desviado el concepto de Navidad al ámbito de los regalos. Todo regalo como decía mi madre, no molesta a nadie, es algo maravilloso, que además se ha mantenido como costumbre en la historia. Cuando era niño, cada 6 de enero recibía un solo regalo y como era uno solo, la ilusión tenía razón de ser, se creaba una expectativa y se gozaba mucho cuando se hacía realidad.

En primer lugar, los regalos para muchos ya no tienen “esa” fuerza, he visto como hay árboles de Navidad que tienen muchos regalos para niños que ni los abren,  me han dado regalos que les habían dado a sus hijos y que no los habían abierto durante el año porque no tuvieron tiempo. La Navidad no puede ser algo que ya no tenga valor.  Este es un aspecto que tenemos que observar y reflexionar sobre todo si uno es papá. No estoy en contra de los comercios o de las grandes cadenas que venden regalos, cada uno sabe lo que tiene que hacer, pero intuiría que muchos papás en este tiempo piensan solo en comprar regalos cuando la cosa no va por ahí.

En segundo lugar no es solo la emoción  de las fechas navideñas, hay que vivir esa emoción. La Navidad es la experiencia de un Dios que se hace hombre, y lo hace en la experiencia humana, desde el embarazo de María, el nacimiento, la adolescencia. Jesús fue creciendo con la humanidad,  fue adquiriendo la humanidad que adquirimos todos, con el sello divino, entonces ese camino es importante  inculcárselo a los niños, y que nosotros los mayores, lo tengamos  presente.  La Navidad es el inicio de un proceso de humanización de Dios.

No existe, ni ha existido en ninguna religión, como:  Mesopotamia, Egipto, Grecia, Roma, etc, un proceso de humanización de Dios, los dioses estaban en el Paraninfo, estaban en el Olimpo, o estaban en sabe Dios donde, el nuestro es humano, no solo tiene rostro humano sino, como dice el Evangelio: “Cuando hicisteis esto con esta persona, conmigo lo habéis hecho,  disteis de comer al hambriento, le disteis de beber al sediento, ahí estoy Yo”. Se muestra el rostro humano, y esa humanidad comienza en la Navidad y se desarrolla a lo largo de todo el año, nadie nace para morir de inmediato, la mayoría nos desarrollamos.
Hay que crecer durante todo el año con Jesús, entonces podemos decir que la Navidad es por lo tanto un compromiso:  “Señor yo quiero crecer contigo y verte en los demás”.  Lo que quiero decir es que el rostro de Dios somos los seres humanos y de manera muy especial los más necesitados.

Rvdo. Padre Pablo Larrán OSA
Director Colegio Nuestra Señora del Consuelo

La Elefanta Flor de Miguel Angel Vallejo Sameshima

Miguel Ángel Vallejo no tiene hijos, pero cuando era adolescente, en una sala de libros para chicos, quedó fascinado por este género que hoy lo lleva a presentar su primera novela: La elefanta Flor busca su hogar. “La novela es del 2009 y dormía el sueño de los justos. Me gusta mucho la literatura para niños desde siempre. Yo no leía literatura para niños, la descubro a los 16 años cuando trabajaba en una biblioteca, en la sección infantil había más de 150 libros niños, y superando ciertas vergüenzas adolescentes empecé a leer libros para niños de 8 ó 10 años. Ingresé a la universidad y me propuse hacer trabajos de investigación sobre literatura para niños, que no era tan difundida.”

El tema central de esta tierna historia está inspirado en un trabajo que Miguel Ángel realizó con empleadas del hogar, donde la estructura familiar no es precisamente la tradicional “La elefanta Flor es un personaje que no conoce a su padres y fue vendida de muy chica al circo. Cuando llegan a Iquitos el circo quiebra y todos los animales quedan libres, muchos de ellos vuelven a su lugar de origen, pero la elefanta no, porque no sabía de dónde eran sus padres, decide quedarse, encontrar algún lugar al que pueda llamar hogar. Es así que se hace elefanta agrícola, elefanta taxi y también consigue un par de amigos humanos”.

“La mayoría de obras para niños están orientadas hacia un público limeño”, nos cuenta. Esta obra está pensada desde el otro lado. Empieza en Iquitos, narra el viaje y aventuras de la elefanta por la sierra y cómo llega a la capital, al barrio de las flores. “Ella tiene un poder especial relacionado a sus manchitas, en el transcurso de la historia descubre esta habilidad y también cuál es su lugar”
Sin embargo para Miguel Ángel este tierno y delicado personaje va teniendo vida propia “Descubrí que la elefanta debía seguir su historia, porque Lima es una ciudad trampolín que te sirve para irte a otro lugar o país y en la segunda parte gracias a la sugerencia de un niño que me pregunto por qué no había otros elefantes en esta novela, decido que ella viaja a la india” Es así que se ha planteado tres libros más, La primera novela es local, la segunda es en la india, la tercera es en el Congo y la cuarta es un compendio de cuentos con la elefanta Flor de protagonista.
“No me propongo hacer moralejas sino más bien situaciones paradójicas. Los niños son los mejores lectores. A un niño no le interesa el autor, no le interesa si el libro costo 10 ó 100 soles, le interesa la historia y son capaces de fijarse en detalles como por ejemplo la línea de la ilustración. En el Perú se está leyendo más gracias al plan lector y eso permite la aparición de editoriales alternativas que pueden publicar diversas temáticas de variados autores” Añade.
Para este jóven escritor la literatura siempre será una fuente de entretenimiento y así lo demuestra con la tierna Flor, su elefanta viajera. La elefanta Flor busca su Hogar lo puede encontrar en las principales librerías.

Acerca del Autor
Vallejo Sameshima estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y actualmente es periodista cultural en la Agencia de Noticias Andina y el Diario Oficial El Peruano, donde tiene la columna de literatura infantil “En letra pequeña”.
Asimismo, ha publicado el Catálogo Bibliográfico del coloquio Lo cholo en el Perú (2009) y editó los dos volúmenes de dicho evento, del cual fue co-organizador. También el libro de relatos de edición artesanal Móviles en difuminado. Colabora con las revistas El Hablador, Libros y Artes, Casa de citas y Arte Marcial. Ha realizado intervenciones urbanas y conferencias en temas de ciencias sociales, literatura y periodismo.

La importancia de jugar y el Derecho al Juego

 


Con motivo de celebrarse “La semana del juego”, una iniciativa creada por la “Coalición del Derecho a Jugar” en celebración del 28 de mayo Día Internacional del Juego. Conversamos con Virna Vera su fundadora.

Cuando veo a mis hijos jugar, siempre me viene a la memoria mis momentos más felices jugando. Regreso a los platitos con comida imaginaria y a las escondidas,  juego que luego por iniciativa de mi papi, evolucionó al “monstruo de la laguna negra”, en plena época de apagones y terrorismo, escenario horrible pero que un grupo de niños entre 7 y 12 años ( mis hermanos mis vecinos y yo) no desaprovechamos, convirtiéndose en el juego más entrañable y el que todos recordamos. Hoy nuestro hijos viven otros tiempos, quizás económicamente mejores, socialmente menos convulsionados, pero igual de peligrosos. ¿Son otros tiempos?¿Ha cambiado el juego?¿ Han cambiado los niños?

“El juego es un satisfactor de diversas necesidades humanas, un derecho universal que no discrimina raza ni condición social, el niño de un barrio más acomodado juega igual que el niño de un barrio más pobre, ambos se ponen gorros u ollas en la cabeza, para nosotros esos son conectores sociales” nos responde Virna Vera, Coordinadora General de la Coalición por el Derecho a Jugar, un colectivo formado por varias agrupaciones relacionadas al arte, la educación y el medio ambiente, que buscan revalorar este derecho y posicionarlo por medio de actividades que lo promocionen y fortalezcan, sobretodo en los espacios públicos.

La infancia es atendida con programas sociales donde se resuelven problemas urgentes como la desnutrición y el abandono, sin embargo lo que nos señala Virna es que por medio del sano esparcimiento y el juego podemos brindar una fuente de soluciones, ver al niño en positivo y tener una agenda que no excluya a nadie. “Una infancia ligada  y con acceso al juego podría traer mejoras en la salud, mejorar las operaciones mentales, disminuir las psicopatías, disminuir las capacidades de criminalidad, mejoran las relaciones familiares y  un sinfín de posibilidades que nos hacen luchar por este Derecho” agrega con entusiasmo.

El sentido de la palabra juego ha cambiado en los años, en estos tiempos modernos y rápidos, jugar es sinónimo de perder el tiempo, de no hacer nada, de no tomarse las cosas en serio.  Virna nos señala:  “A nosotros,  nos rebela que se vulnere este derecho como si fuera algo natural, por ejemplo, cuando en las escuelas se castiga quitándoles el recreo a los niños. El juego y el tiempo del recreo es una necesidad  biológica, y castigar recortando el recreo podría hasta  ser comparado con una tortura psicológica”.

Además de la llegada de la televisión por cable, el internet  y  los videojuegos, han logrado que las preferencias y los juegos cambien. Juegos de nuestra infancia son prácticamente inexistentes en el mundo infantil de hoy. Y muchos recurren a los videojuegos para mantener a los niños quietos y entretenidos. “Los videojuegos en si no son malos, lo que pasa es que no ejercitan íntegramente al niño, solo la parte mental y todo debe ser compensado. Algunos videojuegos permiten la autocomplacencia, donde avanzo yo, gano puntos yo; es bueno que  el chico pueda frustrarse, en buena onda claro, no siempre va a ganar, siempre va a competir con otros y alguno será más fuerte, es importante además el contacto físico, la confianza, la negociación, ser pares, esta conexión e interpretación con la realidad no te la proporcionan los videojuegos. Un niño que juega es optimista, es un niño que puede reinterpretar su realidad, procesarla y conocerla; y  si el niño juega acompañado o supervisado por un adulto que lo orienta y anima con amor, sabrá distinguir perfectamente la realidad de la ficción y podrá jugar por ejemplo a los superhéroes y no se va a tirar por la ventana” Nos aclara Virna.

“La Coalición tiene un interés especial en promover los espacios públicos de recreación, revalorar el protagonismo del niño como dueño del parque, donde no sólo se hagan columpios para  llenar espacios vacios y que al cabo del tiempo y el deterioro se convierten en un peligro para la salud pública debido a que se oxidan, sino más bien espacios vivos que puedan ser utilizados por todos. Por ejemplo pedir que hayan zonas que se reserven al gateo porque nos interesa mostrar el efecto positivo que esto tiene” nos cuenta con entusiasmo Virna. También organizan festivales de trompo, cometa y anualmente la Feria Capachún para que todos los que quieran jueguen a sus anchas.

Finalmente es imprescindible que los adultos estemos atentos a los juegos de nuestros hijos (niños y adolescentes) ya que a partir de este podemos descubrir su universo interior, “un niño que no juega es un niño de deprimido.” Nos señala Virna. A lo mejor un niño que sale al recreo como un bólido, atropellando a todos puede ser un niño que todo el tiempo esta contenido sin poder canalizar toda esa energía que lo  gobierna. Los adultos debemos estar atentos y conectar con nuestro niño interior para poder entender mejor este universo; olvidando y dejando de lado los ¿para qué? propios de esta sociedad consumista. “Cuando el adulto juega tiene un fin, cuando el niño juega lo hace por placer sin esperar ganar algo” (Dimensión Psicológica del Juego -Dr. Pere Lavega Burgués).

Así que ya saben si queremos niños sanos y equilibrados lo único que nos queda es saber abrir la puerta para jugar.

Virna Vera, es Asistenta Social con especialidad en Lúdica además es miembro fundadora de la Coalición por el Derecho a Jugar.

Cómo inculcar buenos hábitos de estudios en nuestros hijos

 

Esta es una época en la que todos andamos apurados. El tiempo es justo para realizar las actividades del trabajo y las personales, sin embargo siempre tenemos que darnos un espacio para no descuidar nuestras funciones de padres. Luego del trabajo o en las tardes o noches es necesario reservar un espacio para ayudar a nuestros hijos en las labores escolares. Sin embargo a veces la ausencia de ciertas normas nos hace más difícil cumplir esta función. No siempre los chicos tienen disposición ¿Qué hago para cambiar esta situación?¿Cómo puedo inculcar bueno hábitos de estudio? Con ayuda de la psicoterapeuta Ana Isabel Vega, aquí les dejamos unas pautas y sugerencias para que nuestra labor sea más sencilla y efectiva.

1: Es importante que se establezca un espacio de tiempo destinado para el estudio en casa. Si tu hijo llega del colegio, debe tener en mente respetar el acuerdo y dedicarse una o dos horas a lo académico como norma básica.

2: Si son pequeños, dentro del espacio deben estar acompañados por algún tutor, puede ser algún familiar cercano o puede ser un profesional contratado, (en caso de que ninguno de los padres puedas estar), que pueda orientarlos, los escuche e interaccione con ellos, para que dentro de poco ellos mismos se organicen con facilidad.

3: El ambiente de la casa destinado para estudiar debe ser un lugar tranquilo, donde no haya bulla. Todo debe estar limpio y ordenado, los útiles a la mano para que el niño no se levante a cada momento e interrumpa su concentración.
Tenemos que tomar en cuenta que debe ser un sitio con iluminación y ventilación adecuadas.

4: Hay que ordenarse. Empezar por los temas más difíciles es una buena opción para luego finalizar en los más sencillos. Si sucediera lo contrario, el niño se podría aburrir e inmediatamente se retirará y dejará inconclusos sus deberes.

5: Finalmente es sumamente importante premiarlos al lograr determinada tarea, también pregúntales cómo se sintieron, qué tal estuvo y generar un refuerzo positivo. “Me encanta saber que puedes hacerlo solo. Si está acompañado “Lo hiciste muy bien y yo sólo te apoyé un poquito”.

Más información:
Lic. Ana Isabel Vega Delgado
Psicóloga-Psicoterapeuta
Teléfono: 992360542
E-mail: aisabelvega7@gmail.com

SUSCRIBETE